ARTICULOS DE INTERES

LA FUERZA MARCARIA DE LOS SIGNOS DE FANTASÍA



Los signos de fantasía son aquellos creados o elegidos con el único fin de utilizarse como marcas. Son signos creados especialmente para ser utilizados en el mercado y su principal función es generar valor en sí mismos. Son los más fuertes de entre todos los signos distintivos y pueden alcanzar el carácter de “marcas notorias” o “marcas renombradas” lo cual les genera una protección automática, más allá de las fronteras de su país de origen y aún en Clases en las que no se encuentran registradas1.

Esto se afirma, dado que una marca creada por el ingenio humano, y que en principio no tiene ningún significado, impacta y queda grabada en la mente del consumidor como si su significado fuera la empresa, los productos o servicios que presta en sí mismo, así tal es el caso de Google para la gran mayoría de la población esta expresión significa el buscador más utilizado de la internet, verbi gracia, al hablar de la palabra Kodak lo primero que llega a la mente son artículos de fotografía. Así pues, la fijación mental que producen las marcas de fantasía resultan ser más fuertes que otro tipo de marcas y como se mencionó en muchos casos llegan a considerarse con el pasar del tiempo marcas notorias, las cuales como es sabido no requieren de un registro para que se protejan, pues están tan posicionadas en el mercado que todo el público las conoce.

No obstante, han existido casos en los que la marca de fantasía se vuelve tan común que pierde identidad. Para ejemplificar lo señalado encontramos el caso de CHICLETS, esta expresión se utilizó por primera vez por el científico estadounidense Thomas Adams Junior, quien tras un arduo trabajo por posicionar su producto masticable lo denominó Chiclets (Adams), expresión que hoy se usa para cualquier de goma de mascar, perdiéndose la relación directa con la empresa Adams.

En ese sentido, si bien los signos de fantasía poseen una gran fuerza distintiva, con el tiempo corren el riesgo de convertirse en un signo genérico. Según María Teresa López, bloguera de la página Mi Patente afirmó que: “No puede existir un fin más desafortunado para una marca que convertirse en una denominación genérica y así perder su carácter distintivo.” Por lo cual lanza unas recomendaciones para evitar que esto suceda: i) En todos los productos que identifique con la marca indicar que se trata de una marca registrada utilizando el símbolo ®. ii) Indicar sus marcas siempre seguidas de la denominación genérica, por ejemplo: Pañuelos desechables marca Kleenex ®. iii) Consultar permanentemente los diccionarios para evitar que se incluya la denominación de la marca para definir el producto, o bien se indique que la denominación es una marca registrada2. Por lo anterior, resulta entonces importante la realización del respectivo registro marcario.

En lo atinente a estos signos de fantasía la jurisprudencia andina ha sostenido que en el caso de los signos integrados por una o más palabras en idioma extranjero, es de presumir que el significado de éstas no forma parte del conocimiento común por lo que cabe considerarlas como de fantasía y en consecuencia procede el registro como marca de la denominación de que se trate, esto al carecer de connotación conceptual o significado idiomático ( entendido dentro del idioma español) cabe señalar que Colombia clasificó en el grupo de países con nivel bajo en el dominio del inglés según el Índice de Aptitud en este idioma (EF EPI). Esta clasificación fue hecha a 63 naciones, ubicó al país en el puesto número 42 con un 48,54% para el año 20153. Lo cual demuestra que para el común de los colombianos las palabras en idioma extranjero como el inglés no representan un significado específico, situación que se diferencia de países como Argentina que ocupa el puesto 19 de la EF EPI, y el primero de los países latinoamericanos, país en el cual las palabras en este idioma gozarían de un determinado significado en la mente de la mayoría de los consumidores y frente a esto , el tribunal ha sostenido que no pueden ser registradas expresiones que a pesar de pertenecer a un idioma extranjero, son de uso común en los países de la comunidad andina o sea comprensibles para el consumidor medio4. Tal y como se especificaba para el caso Argentino.

Por lo anterior, puede señalarse que las marcas de fantasía o caprichosas por ser elaboración del ingenio propio de sus titulares carecen de connotación conceptual o significado idiomático, de tal manera que si una denominación genérica va acompañada de una palabra de fantasía, la posibilidad de que sea admitido su registro aumenta.5

En este sentido, es recomendable a la hora de idear una marca, nombre o enseña comercial utilizar el ingenio creativo para obtener una marca de fantasía, carente de significado por ella misma, que logre capturar la atención del público, en busca de lograr una mayor recordación, una fuerte distintividad y la obtención de un registro fácil y efectivo. Sin obviar el riesgo de convertirse en una marca genérica con el paso del tiempo, por lo cual resulta imprescindible realizar su respectivo registro ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

1 http://ipiba.org/2013/11/1011/

2 http://ipiba.org/2013/11/1011/

3 http://www.portafolio.co/economia/finanzas/colombia-millones-personas-hablan-ingles-26770

4 Criterio vertido en la sentencia dictada en el expediente N° 69-IP-2001, publicada en la G.O.A.C. N° 759, del 6 de febrero de 2002, caso “OLYMPUS”, y presente en las sentencias dictadas en los expedientes N° 16-IP-98, 03-IP-95, 04-IP-97, 03-IP-2002 y 15-IP-2002, Instituto de Propiedad Intelectual de Buenos Aires Argentina.

5 Sentencia dictada en el expediente Nº 16-IP-98, publicada en la G.O.A.C. Nº 398, del 22 de diciembre de 1998, caso “SALTIN etiqueta- Instituto de Propiedad Intelectual de Buenos Aires.

TIENE ALGUNA INQUIETUD? CONTACTENOS AQUÍ

Escriba su Nombre Completo

Escriba su Teléfono

Escriba su Correo Electrónico

Escriba su Ciudad / Ubicación

Escriba su Comentario



Calle 12 No. 8-39 Oficina 218. Edificio Bancoquia
Bogotá D. C. - Colombia
(57) 320 839 27 58 - 315 875 5727
320 839 2746
Carrera 5 No. 11 – 24 oficina 506
Ibagué - Tolima
(57) 320 839 27 58 - 315 875 5727
320 839 2746